viernes, 21 de marzo de 2014

Israeli architecture association faces ban from international forum

Israeli architecture association faces ban from international forum

Royal Institute of British Architects proposes boycott of Israeli Association of United Architects' over Palestinian settlements
The Israeli settlement of Har Homa in East Jerusalem
The Israeli settlement of Har Homa in East Jerusalem – Riba says the IAUA is complicit in 'land grabs, forced removals … and reinforcement of apartheid”. Photograph: Mahmoud Illean/Demotix/Corbis
Britain's leading architectural association has called for its Israeli counterpart to be excluded from the International Union of Architects in protest at Israel's occupation of Palestine, in a further indication of the growing momentum of the boycott movement.
The Royal Institute of British Architects (Riba) has demanded the suspension of the Israeli Association of United Architects (IAUA) from the international body, saying it is complicit in the construction of illegal settlements in the West Bank and East Jerusalem, and other violations of international law.
The former Riba president Angela Brady told a meeting of its council on Wednesday that failure to back the motion "would send a clear message to the world that we as an institution turn a blind eye or by inaction support what's going on – land grabs, forced removals, killing the state and human rights, and reinforcement of apartheid".
But other council members pointed to human rights violations in other parts of the world, such as North Korea, which is a member of Riba. "Don't you think architects are designing prison camps and torture chambers there?" asked one council member, Francesca Weal.
The motion – backed by 23 votes to 16, with 10 abstentions – was welcomed by the Palestinian BDS (boycott, divestment and sanctions) movement. It claims there is mounting international support for a boycott of Israel and points to an increasing number of companies disinvesting over fears of damaging their reputations.
"Architects and planners are central to Israel's colonisation of Palestinian land and the forced displacement of Palestinian people," said Rafeef Zaidah, of the Palestinian BDS national committee. "Given the complicity of the [IAUA] in Israel's construction of illegal Israeli settlements, it is only right that it is excluded from international forums."
Prof Baruch Baruch of the IAUA said the decision was "astonishing". He added: "I don't think architects can be blamed for government policies. I don't think boycotts will help to solve any of the problems in the Middle East."
His organisation, which includes Israeli-Arab architects, was not complicit in settlement construction. "A lot of members are against settlements and building in the West Bank. They won't be helped by a boycott."
Calls to boycott Israeli institutions have bitterly divided academic bodies in the UK, US and elsewhere. European governments are under pressure from trade unions, NGOs, churches and other organisations to take a tougher stand on Israeli settlement produce.
Scarlett Johanssen's celebrity endorsement of SodaStream, which has a factory in a West Bank settlement, caused an international furore earlier this year. US secretary of state John Kerry warned last month that the boycott movement could gain traction if his efforts to broker a peace agreement between Israel and the Palestinians failed.
In response, the Israeli prime minister, Binyamin Netanyahu, said: "Attempts to impose a boycott on the state of Israel are immoral and unjust. Moreover, they will not achieve their goal."

FUENTE: http://www.theguardian.com/world/2014/mar/20/israel-architecture-association-ban-international-forum-palestinian-settlements

jueves, 20 de febrero de 2014

Fascist US of A?

US mulls bill punishing Israel boycotters

Congress could remove federal funding from academic institutions that decide to boycott Israel.

 Last updated: 19 Feb 2014 09:12
Listen to this page using ReadSpeaker
Email Article
 
Print Article
 
Share article
 
Send Feedback
BDS calls for boycotting Israel for its policies in the occupied Palestinian territories [Reuters]
The United States Congress is the latest front in the battle over boycotting Israel.
Two congressmen, Peter Roskam and Dan Lipinski - a Republican and Democrat respectively, both from the state of Illinois - have introduced a bill that would strip American academic institutions of federal funding if they choose to boycott Israel.
The move follows a growing international movement to protest the Israeli occupation and violations of Palestinian human rights. The most recent to join the boycott is the American Studies Association (ASA), a group composed of about 5,000 academics and scholars dedicated to the study of American culture.
The ASA boycott is part of a larger movement called Boycott, Divestment, and Sanctions (BDS), which wants to pressure Israel to change its policies in the occupied Palestinian territories by isolating the country. Opponents of BDS say the movement - which calls for Palestinian refugees' right to return - is an attempt to delegitimise Israel and dilute its majority-Jewish population.
Last week, BDS called on the Rolling Stones to cancel concerts planned in Israel this coming summer. The movement also played a role in the recent decision of Dutch pension fund PGGM, which oversees about $200bn in assets, to withdraw money from five Israeli banks.
"Given the day-to-day reality and domestic legal framework they operate in, the banks have limited to no possibilities to end their involvement in the financing of settlements in the occupied Palestinian territories," the fund said in a statement.
Other organisations participating in the boycott include the Association for Asian-American Studies, the 100,000-member Federation of French-Speaking Belgian Students, and the Teachers Union of Ireland.
Diplomatic kerfuffle
The boycotts recently sparked a diplomatic row between the United States and Israel. Speaking at the Munich Security Conference earlier this month, US Secretary of State John Kerry said that allowing peace talks between Israel and the Palestinians to fail would give fodder to critics of Israel, including those in the BDS movement.
Inside Story - Boycotting Israel
"You see, for Israel there's an increasing de-legitimisation campaign that has been building up. People are very sensitive to it. There is talk of boycotts and other kinds of things," Kerry said. "Today's status quo absolutely, to a certainty, I promise you 100 percent, cannot be maintained. It's not sustainable. It's illusionary. There's a momentary prosperity, there's a momentary peace."
Israel quickly fired back, with Economy Minister Naftali Bennett blasting Kerry for linking peace and economic sanctions. Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu added, "No pressure will force me to give up the vital interests of the state of Israel, above all the security of the citizens of Israel".
This prompted US State Department spokeswoman Jen Psaki to respond, "Secretary Kerry has always expected opposition and difficult moments in the process, but he also expects all parties to accurately portray his record and statements".
First Amendment issues
The Protect Academic Freedom Act, introduced by Roskam and Lipinski in early February, marks the first time Congress has tried to create penalties for higher learning institutions that receive government money and boycott Israel. It follows similar efforts at the state level in Maryland and New York.
"These organisations are clearly free to do what they want to do under the [US Constitution's] First Amendment," Roskam said on the House floor while introducing the bill. "But the American taxpayer doesn't have to subsidise it. The American taxpayer doesn't have to be complicit in it. And the American taxpayer doesn't have to play any part in it."
The bill has already received support from prominent Israeli backers, including Michael Oren, the former Israeli ambassador to the US. "The Protect Academic Freedom Act represents the first legislation that defends Israel against discriminatory boycotts which impede rather than advance the peace process and that seek to deny Israelis the right to free speech on American campuses," Oren said in a statement released by Roskam's office.
The Simon Wiesenthal Center and Christians United for Israel have also backed the bill. "Generally speaking, we like to keep the government out of any issues that have to do to with speech," said Rabbi Abraham Cooper, associate dean of the Simon Wiesenthal Center. "But institutions that boycott Israel, they certainly should not in any way be subsidised from the public domain."
He likened doing nothing to prevent institutions from boycotting Israel to "a young arsonist that gets caught with matches by his parents and gets a slap on the wrist".
While it's not clear whether the bill would receive broader backing in Congress, 134 US lawmakers have written a letter to ASA condemning the boycott. "While ASA has every right to express its views on policies pursued by any nation or government," reads the letter, "we believe that the decision to blacklist Israeli academic institutions for Israeli government policies with which ASA disagrees demonstrates a blatant disregard for academic freedom".
Notably, major US Jewish groups such as AIPAC and the Anti-Defamation League have not backed the bill - perhaps due to concerns that if it became law, it would violate the US constitution's First Amendment, which guarantees freedom of speech. Abe Foxman, the director of the Anti-Defamation League, said his group is "not sure that this bill would be the most effective means of recourse".
Opposition
Dima Khalidi, director of Palestine Solidarity Legal Support, said she was opposed to the bill. "This legislation is one of the many ways that the government and various pro-Israel organisations are trying to suppress efforts to change the status quo in Israel/Palestine and in US policy towards Israel. For legislators to punish universities for the speech activities of an academic organisation because of their disagreement with the political viewpoint it expresses is offensive to First Amendment principles."
Khalidi noted that the Supreme Court has ruled that advocating boycotts to spur political, social and economic change are protected under the First Amendment.
In New York, a group consisting of dozens of Columbia University professors, the New York State United Teachers union, CCR and the New York Civil Liberties Union have also come out to publicly oppose similar legislation at the state level.
The original New York bill targeting academic institutions that boycott Israel was killed last month after protests. However, it has been re-introduced with lighter penalties for schools. In Maryland, a similar bill has drawn 50 co-sponsors, and lawmakers in Illinois are expected to introduce their own version this week.

FUENTE: http://www.aljazeera.com/indepth/features/2014/02/us-mulls-bill-punishing-israel-boycotters-20142179325139666.html

lunes, 3 de febrero de 2014

Las presiones para boicotear productos e inversiones en Israel ganan terreno

La campaña de boicoteo, desinversión y sanciones (BDS) empieza a afectar a los intereses de Israel, lenta pero firmemente. Desde 2005, unas 200 asociaciones palestinas tratan de castigar “su política de ocupación, las colonias, el muro y la discriminación racial de los árabes”, resume uno de sus promotores, Omar Barghouti. En su diana están su economía nacional, su educación y su cultura. La decisión de Scarlett Johansson de abandonar la ONG Oxfam —contraria a las colonias y de la que ha ejercido como embajadora durante ocho años— para mantener su contrato con la empresa Sodastream, ubicada en el asentamiento de Maale Adumim, ha sido el último ejemplo de la presión creciente de esta estrategia.
Sus impulsores se han anotado recientemente varios logros. La caja de ahorros y pensiones holandesa PGGM ha decidido dejar de invertir “por motivos éticos” en los cinco bancos israelíes con los que colaboraba, pues sus socios tienen sucursales en asentamientos de Cisjordania. El Ministerio de Finanzas noruego ha excluido de su fondo de pensiones a dos firmas israelíes, Danya Cebus e Israel Investments, por idéntico motivo. En diciembre, la Asociación de Estudios Americanos, una organización con 5.000 socios, avaló un boicoteo académico contra Israel. Nunca antes un ente de semejante tamaño se había sumado a la iniciativa desde Estados Unidos.
Desde 2007, el BDS calcula que ha logrado bloquear contratos o proyectos por valor de “varias decenas de miles” de millones de euros. Israel nunca ha dado una cifra de daños y minimiza, en cambio, la euforia de sus oponentes. No obstante, hasta el Consejo de Ministros lo ha incluido en su agenda en las últimas semanas. Está dividido entre quienes quieren una contraofensiva —el ministro de Inteligencia— y los que sostienen que eso es hacerle el juego a un movimiento menor —Exteriores—. En 2011 se aprobó una ley que fija sanciones para quien promueva el boicoteo.
“Para [el primer ministro] Benjamín Netanyahu, esta es ya una amenaza estratégica”, indica Barghouti. El analista Ben Caspit entiende que estamos ante una “llamada de atención” que demuestra que el BDS ha saltado de una minoría de izquierda más movilizada y está extendiéndose por sectores más templados.
Añade más preocupación la Unión Europea, que ha aprobado una directiva que impide cualquier colaboración con personas o instituciones relacionadas con las colonias, y que de momento tiene en jaque 700 millones de euros de inversión en investigación. Las peticiones de un etiquetado separado para los productos elaborados en suelo ocupado se intensifican en Bruselas cada vez que se anuncian nuevas ampliaciones de estas villas.
Solo en el último año, y según las asociaciones palestinas, se ha bloqueado en Europa la apertura de tiendas de cosmética Ahava y se han cancelado pedidos de la firma de seguridad privada G4S, por ejemplo. La presión llega a empresas internacionales que prestan servicio en las colonias, donde residen cerca de 600.000 personas. Solo la francesa Veolia ha perdido contratos por 5.400 millones de euros en un año.
En el caso del boicoteo académico, Curtis Mares, presidente de la Asociación de Estudios Americanos, explica que tomaron la medida “por el impacto que la ocupación tiene para los académicos y estudiantes palestinos”. Este paso, criticado por la Asociación de Universidades o la de Profesores de América (62 campus, más de 48.000 miembros), es polémico porque, explica Manuel Trajtenberg, profesor de la Universidad de Tel Aviv, es una “afrenta” al “flujo libre de ideas, la tolerancia de opiniones y la convicción de que el marco académico y la discusión abierta y sin prejuicios es el vehículo apropiado para enfrentarse a problemas de todo tipo”. Va contra la esencia de la práctica académica, “negando los fundamentos universales” de ese mundo, cuando es en las aulas donde “florece la crítica”. “¿A nosotros nos van a boicotear? ¿A los críticos?”. La reacción que se genera, advierte, es la contraria: un cierre de filas.
FUENTE: http://internacional.elpais.com/internacional/2014/02/02/actualidad/1391373178_403663.html

miércoles, 18 de diciembre de 2013

AMERICAN STUDIES ASSOCIATION BACKS BOYCOTT OF ISRAELI EDUCATIONAL INSTITUTIONS

A prestigious US academic body has joined a growing movement to boycott Israel in protest at its treatment of Palestinians, in a move both welcomed and condemned in a bitterly divisive international arena.
The American Studies Association (ASA), which has more than 5,000 members, is the most significant US academic organisation to back a boycott of Israeli educational institutions following a two-thirds majority vote. Around a quarter of members took part in the ballot.
The ASA resolution was "in solidarity with scholars and students deprived of their academic freedom", the organisation said in a statement. It cited "Israel's violation of international law and UN resolutions; the documented impact of the Israeli occupation on Palestinian scholars and students; [and] the extent to which Israeli institutions of higher education are a party to state policies that violate human rights."
The resolution bans "formal collaborations with Israeli academic institutions, or with scholars who are expressly serving as representatives or ambassadors of those institutions".
The vote came amid renewed calls in the aftermath of Nelson Mandela's death for an international boycott drive against Israel similar to the anti-apartheid campaign.
Last week the major Dutch drinking water firm Vitens announced that it was severing commercial links, including joint projects agreed just weeks earlier, with Israel's national water company, Mekorot, in protest at its activities in Israeli settlements in the West Bank. "The company concluded that it would be very difficult to develop joint ventures together, considering the fact that they cannot be seen as divorced from their political context. We follow international law," Vitens said in a statement.
At the same time, the UK government issued an explicit warning to British businesses over the risks of involvement in Israeli settlements in the West Bank, including potential damage to a company's reputation. There were "clear risks related to economic and financial activities in the settlements, and we do not encourage or offer support to such activity," it said.
Earlier this year, the EU established new guidelines that prohibit giving funds, grants, prizes or scholarships to Israeli bodies with links to settlements in the West Bank, including East Jerusalem, prompting a furious response by the Israeli government.
The Palestinian president, Mahmoud Abbas, drew a distinction last week between boycotting products and companies connected to settlements and a more widespread boycott of Israeli institutions and goods. "We do not ask anyone to boycott Israel itself," he said in South Africa. "We have relations with Israel, we have mutual recognition of Israel." But, he added, "we ask everyone to boycott the products of the settlements".
The ASA move, which is not binding on its members, drew angry responses from Israeli ministers. "This is an unworthy act that does not dignify the association," said the science minister, Yaakov Peri. "To our regret, in the recent past we have seen numerous examples of the mixing of politics with science, and we are acting to eradicate those phenomena."
Avi Wortzman, the deputy education minister, also condemned the decision. He said: "This is a disgraceful attempt to meddle in the internal policies of the state of Israel under the guise of an academic debate and equal rights supposedly. The state of Israel grants all of its citizens an equal opportunity in the academic world and encourages the integration of minorities in academia."
Ronald Lauder, the president of the World Jewish Congress, said: "This vote to boycott Israel, one of the most democratic and academically free nations on the globe, shows the Orwellian antisemitism and moral bankruptcy of the ASA." The association was deeply biased and disconnected with reality, he added.
The Palestinian Campaign for the Academic and Cultural Boycott of Israel hailed the ASA's "refusal to be intimidated by the persistent efforts of defenders of Israel's regime of occupation, colonisation and apartheid". The move was "a significant step in the direction of holding Israeli institutions accountable for their collusion", it added.
The US-based Jewish Voice for Peace also welcomed the ASA's move, saying it represented a "significant milestone in the growth of the BDS [boycott, divestment and sanctions] movement in the United States". Boycotts to pressure Israel to abide by international law were not inherently antisemitic, it said.
The American Association of University Professors, which has 48,000 members, has rejected calls for a boycott of Israeli institutions. In the UK, the University and College Union supports one.
Earlier this year, the boycott movement claimed a major victory when Stephen Hawking pulled out of a conference in Israel in protest at its treatment of Palestinians.
Other British personalities who have declined invitations to visit Israel include Elvis Costello, Roger Waters, Brian Eno, Annie Lennox and Mike Leigh. Many others, however, including the author Ian McEwan, have resisted pressure to join the boycott on the grounds that it is ineffective or misguided.

Source: http://www.theguardian.com/world/2013/dec/17/us-american-studies-association-boycott-israel

martes, 17 de diciembre de 2013

El Estado es un instrumento de guerra": Elliot Sperber en la FIL

Palabras de Malú Huacuja del Toro en la XXVII Feria del Libro de Guadalajara (1ª. de 3 partes), 8 dic. 2013.ENGLISH VERSION

Es una alegría inmensa para mí estar aquí por primera vez invitada a esta feria y yo sé que eso se debe sobre todo al extraordinario y valeroso Fernando Valdés, director de Plaza y Valdés Editores y a un ángel terrenal (que no celestial), un ángel judío llamado Mauricio Achar, fundador de Librerías Gandhi. Es por él que llegué aquí volando sobre un mar de dificultades de orden práctico y político, porque este año está la feria dedicada a la cultura judía en todo su esplendor, que es el del espíritu de las ideas. Esplendor que se preserva tanto más por los apóstatas del judaísmo como Woody Allen, o como Mauricio Achar. Al fundador de la cadena de librerías más próspera de Latinoamérica le debo estar aquí y por ello traigo un mensaje que a Mauricio le habría dado mucho orgullo que yo leyera este día que concluye la Feria del Libro de Guadalajara, y que no me habría perdonado no transmitirles a ustedes, puesto que radico en Nueva York, una ciudad casi predominantemente judía y que casi por ello es también tan plural. Son en gran parte los intelectuales judíos de Nueva York quienes engrandecen la riqueza cultural y democrática de Estados Unidos, si es que eso es posible decir de un país tan poco democrático a pesar de su propaganda. Lo que no entendemos en México es que, así como en Estados Unidos a nosotros se nos reduce a un estereotipo muy alejado de la realidad al presentarnos con un sombrero de mariachi o con unas pistolas de narcotraficantes, nosotros desfiguramos a los judíos al describirlos a todos como un cliché de la colonia Polanco en la ciudad de México, cuando de empresarios se trata, o como a un ultraconservador académico que pregona en las universidades estadounidenses la desigualdad social y la injusticia como única forma de progreso,  cuando de intelectuales se trata. Es por ello que, antes que nada, quiero presentarles una parte de Nueva York que no aparece en su versión comercial, y de la cultura judía, a través de las palabras de un destacado intelectual judío contemporáneo, filósofo y abogado, Elliot Sperber:
Queridos vecinos:
Espero que no encuentren impertinente que, aunque nunca nos hayamos visto, me dirija a ustedes como vecinos. Aunque no nos conocemos, el hecho es que —especialmente a luz de las telecomunicaciones instantáneas y con la facilidad de viajar que ha encogido el tamaño del mundo en las últimas décadas— todos en este planeta somos vecinos. Así que quisiera no sólo dirigirme a todos ustedes como vecinos, y pensarlos como vecinos, sino también vivir con ustedes como vecinos.
Es para mí un profundo honor formar parte, aunque sea de modo marginal, de la XXVII Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Cuando Malú me preguntó si escribiría algo (para abordar, en particular, la controversia que rodea al huésped de este año, el Estado de Israel), mi reacción inicial fue: “No. De ninguna manera: no”. Aunque he vivido en Israel y fui a la escuela en Israel, y trabajé por un breve tiempo en Israel en un kibutz —una granja comunal—, y aunque es mucho lo que siento respecto a la injusticia por la continua ocupación de Palestina, entre otros aspectos de la agresividad general del Estado de Israel, mi reacción inicial fue que lo mejor sería guardar silencio. ¿Para qué enredarme en una controversia tan candente y compleja? Además, ciertamente hay gente más calificada que yo para hablar sobre el tema… Como los israelíes, quizás. No, gracias. Además, es una feria de libros: un evento cultural. ¿Para qué arrastrar la política en ello?
Después de una posterior reflexión, se me ocurrió no obstante que, aunque las ferias internacionales de libros prometen erradicar las diferencias nacionales, hacer desaparecer las fronteras y abarcar una importante dimensión de la comunidad del mundo en desarrollo, en la medida en que las ferias internacionales de libros distinguen a grupos de gente con base en su afiliación nacional (a diferencia de contemplarlos meramente como asociaciones culturales o lingüísticas), y como las naciones son en rigor instituciones políticas, una feria internacional de libros es manifiestamente un evento político. Como evento político, es un foro enteramente apropiado para plantear importantes asuntos políticos internacionales. Es en este contexto como me acordé de la legendaria observación del escritor Miguel de Unamuno, de que “a veces, el silencio es la peor mentira”.   
Además de sus otras dimensiones, la observación de Unamuno muestra una analogía con el concepto jurídico de omisión criminal, que sustenta que los crímenes no solamente son cometidos por acciones. Además de las acciones, los crímenes también pueden ser cometidos por omisiones: cuando la gente no actúa. Y parece difícil negar que sería un crimen singular de conciencia rendir homenaje al Estado de Israel como huésped sin llamar la atención del hecho (y esto no debe en absoluto desdeñar a los merecidamente celebrados escritores provenientes de Israel) que el Estado de Israel, como entidad política, jamás viaja solo. Donde quiera que Israel viaja, es acompañado por su prisionero: el pueblo palestino. Pues los dos no solamente están encadenados físicamente, territorialmente, sino que también están encadenados moralmente. Y aunque estas cadenas son una tragedia para ambas partes, en su calidad de más poderoso —como el carcelero, no el encarcelado— es Israel quien tiene la llave de la cerradura. Pero también, como el más poderoso exponencialmente, es Israel quien posee la llave para la paz.
Y como llegaron juntos —encadenados juntos—, además de rendir tributo a Israel como huésped, debemos también honrar a los palestinos, pues ellos están aquí también. Y su lucha no puede ser ignorada.
Aunque puede sonar peculiar afirmarlo  —a la luz de lo que acabo de decir—, difícilmente podría encontrarse una elección más apropiada para invitado de honor que el Estado de Israel para una feria internacional de libros. Esto, no porque el pueblo judío es conocido como am hasefer: el pueblo del libro.
Aunque las personas judías son ciertamente conocidas por esta definición honorífica, debemos tener cuidado con no combinar la rica herencia cultural del judaísmo con la entidad política que es el Estado de Israel. Aunque están decididamente relacionados, son distintos: tan distintos como cualquier estructura política lo es de una cultural y social. Una persona de la fe judía no es necesariamente un israelí. Y un israelí no es necesariamente judío. En efecto, tal como recientemente asentó el celebrado escritor y activista israelí Uri Avnery, “los israelíes judíos son ya una minoría en el país gobernado por Israel”.
Y aunque muchísimos judíos sean ardientes partidarios de las políticas del Estado de Israel, tanto en Israel como por todo el mundo hay también muchísimos que son críticos feroces.
Aunque la bandera israelí tiene el emblema de la mogen de David, es decir la estrella de David o estrella judía, esto no debe llevar a inferir que las políticas del Estado de Israel representan las del pueblo  judío; no más de lo que todas las naciones del mundo que tienen una cruz en su bandera representan las opiniones políticas de los cristianos, ni de lo que las políticas de cualquier estado con una bandera que tenga una luna creciente representan los pensamientos políticos del pueblo musulmán de todo el mundo. Al igual que ocurre con todo grupo humano, las personas judías somos tremendamente heterogéneas. Y aunque todos sabemos esto, cabe repetir que todos nosotros debemos tener el cuidado de resistir el impulso racista gravitacional prevaleciente que nos conduce a pensar en un pueblo, cualquier pueblo, según estereotipos.
Pero, no obstante esta distinción de la diferencia entre el pueblo del libro y el Estado de Israel, se puede sostener que Israel es un huésped singularmente apto para una feria internacional del libro. Puesto que el libro por excelencia  —no sólo cualquier libro, vaya, El Libro: la Biblia— fue originado en la antigua tierra de Israel, es más que apropiado celebrar a Israel en un festival que da reconocimiento a los libros. Más aún, porque, además de los libros, una feria internacional de libros necesita naciones, es también apropiado rendir tributo a Israel. Esto es así porque, siendo el lugar de nacimiento de la quintaesencia del libro, el Estado de Israel en muchos sentidos ejemplifica lo que es un Estado-Nación. Puesto que un Estado-Nación es un instrumento de guerra.
El Estado de Israel es solamente singular en el grado en que su agresión no sólo es ampliamente reconocida, sino que es casi mundialmente vilipendiada. Aunque a menudo es vista como excepcional, la violencia de Israel debería en cambio ser reconocida no como una cierta excepción sino como la violencia que caracteriza la regla del Estado en general: la regla general de ser Estado.
El Estado es un instrumento de guerra, y no solamente contra sus estados rivales. Cada Estado es también un instrumento de guerra contra su propia gente. Aquellos que atestiguaron la reciente represión del Estado mexicano contra la protesta magisterial en la ciudad de México, o quienes presenciaron la represión contra el movimiento Occupy en Estados Unidos, o quienes atestiguaron la violencia que recibe cualquier otro movimiento de protesta popular de su respectivo Estado no pueden negar esta simple verdad: eso es lo que constituye un Estado. El Estado es un instrumento de guerra.
Y en la medida en que tal sea el caso, los palestinos son solamente la parte más visible de las víctimas del Estado de Israel. Además del pueblo palestino, que valientemente ha resistido la agresión israelí durante décadas, la gente pobre de Israel, las clases obreras de Israel, los inmigrantes de Israel, entre otros —como por ejemplo los cientos de miles de israelíes involucrados en continuas demandas de justicia social—, son también víctimas de la guerra.
Porque no olvidemos que de esto es de lo que hablamos cuando hablamos de Estado. El Estado no solamente es una institución conformada por cuerpos militares y definida por fronteras bien resguardadas. También está conformado por un gobierno, por leyes y tribunales y administradores. Y estas leyes y tribunales y cuerpos administrativos no funcionan para crear las condiciones de justicia y paz. Si lo hacen eso es incidental respecto a su  propósito principal, que es mantener el Orden. Esto es, mantienen un tipo de Orden en particular, el Orden que está en este preciso instante, canibalizando el mundo. El pueblo, la gente, nosotros todos, somos vistos como una población, como un recurso natural que debe ser manejado conforme los intereses del Estado. Cuando se hace justicia —si es que la hay— siempre llega como excepción y ruptura de ese Orden.
En este punto se puede observar que mis comentarios quizás no constituyan una forma enteramente respetuosa de tratar o de rendir tributo a un huésped. Pero no olvidemos que no me estoy dirigiendo al Estado de Israel —ni a nadie aquí en todo caso— como un huésped. Tal como antes mencioné, me estoy dirigiendo a todos nosotros como vecinos: como vecinos del planeta que todos compartimos. O más bien, como vecinos del planeta que no todos compartimos: vecinos del planeta que algunos de nosotros poseemos y sobre el que tomamos decisiones, y que gobernamos, y que minamos, y que bombardeamos vía varios estados: todos los estados representados aquí, bajo todas estas banderas, contrariamente a cualquier proclamación democrática que de vez en vez éstas apoyen.
Y henos aquí. Estamos aquí, simultáneamente determinados por esos estados y, al mismo tiempo, con las llaves de nuestra propia liberación. Pues precisamente en la medida en que hacemos abstracciones y leyes que el Estado encarna mediante nuestra cooperación y participación, también tenemos el potencial para hacer desaparecer al Estado mediante la no participación: eliminar al Estado, lo mismo que muchos estados han hecho con tantos de nosotros.
Mezclados en este mundo de estados —este mundo de fuerza, por supuesto— no olvidemos que estamos rodeados de este otro mundo: el mundo de las ideas; el mundo de los libros. Es la razón por la que realmente estamos todos aquí. Eso es lo que verdaderamente nos une: hacer un reconocimiento a los libros, al lenguaje, a las historias y las ideas. Por supuesto, no debemos incurrir en el simplístico error de que todos los libros son buenos. Los libros pueden tener muchos usos. Como los ladrillos, los libros pueden justificar monstruosidades. Trágicamente, la historia está repleta de esos libros.
Del mismo modo, las ideas en los libros nos pueden llevar más allá de nuestras barbaridades nacionales particulares. Entre otros lugares, los libros nos pueden conducir al reconocimiento y al respeto de la verdad de nuestra patente interdependencia humana al enigma universal que todos compartimos.
Más allá de nuestras diferencias nacionales, culturales, religiosas y de clase, los libros nos pueden conducir al reconocimiento del hecho de que, aunque quizás seamos extraños, todos somos también vecinos. Y que, como tales, como vecinos, estamos todos sujetos al deber del vecino: ayudarse unos a otros; el deber de cuidar unos de otros como vecinos. Ésta es la obligación del vecino. Y como todos somos vecinos, este deber a su vez inexorablemente nos conduce al deber de desmantelar nuestros estados, todos nuestros estados, y de desmantelar nuestros ejércitos todo; no sólo desmantelar nuestras fronteras, sino compartir y respetar la gran riqueza de este planeta, como vecinos, y en paz.

Gracias.

Elliot Sperber.   


                                                       (Continuará.)

martes, 3 de diciembre de 2013

Sobre Antorcha Campesina


ANTORCHA CAMPESINA ANTECEDENTES
Hace 38 años, bajo un movimiento de restructuración educativa Aquiles Córdova Morán emprendió una lucha por los derechos universitarios.  Apoyando el Proyecto Universidad Autónoma de Chapingo (Proyecto U.A.Ch.), se logró que la Cámara de Diputados aprobara y  publicara la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma Chapingo en el Diario Oficial de la Federación el 31 de diciembre de 1974
Esta victoria no fue del todo satisfactoria, aspirando a ocupar el cargo de rector y, en consecuencia, tener el control sobre la Universidad se desató una campaña en contra del grupo que encabezaba la lucha, y a pesar de que éste ganó un plebiscito su permanencia en la universidad se vio terminada finalmente al ser expulsado  con la entrada del Ejército.  Esta derrota no mermo el interés de este personaje por perfilarse dentro de la política del país. En palabras de Aquiles el siguiente paso en su organización sería el partido político. “En aquellos años, el grupo encabezado por el ingeniero Córdova Morán detectó los problemas que presentaba el socialismo clásico: Eso nos lleva a replantear nuestra ideología, nuestra manera de ver las cosas y, antes de que cayera el socialismo en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), habíamos llegado a la conclusión de que debíamos cambiar la ruta, que debíamos convertirnos en un movimiento político más adaptado a la situación nacional, que teníamos que elaborar un programa nacionalista a favor de los grupos más necesitados del pueblo mexicano y que encauzara la lucha de manera constructiva. En fin, teníamos que convertirnos en un grupo que realmente organizara a la gente para que mejorara su suerte, pero hoy, no dentro de muchos años, menciona el ingeniero Aquiles Córdova.
 Fundando así la organización Antorcha Campesina, como respuesta para ayudar al pueblo en la oscuridad y alumbrar a los campesinos en el camino oscuro en el que viven. Preponiéndose ser ellos quienes “alumbren al pueblo en el camino del progreso, el trabajo y  el bienestar de México” ayudando en el campo a elevar el nivel de vida de los campesinos.

EL BRAZO OCULTO DEL PRI
A lo largo de los años Antorcha Campesina creció superando cualquier expectativa; el portal oficial resalta la presencia en 20 estados con 200 mil seguidores y su gran trabajo por la labor social.
Aunque lo que puede ser cierto después de mi investigación, es que el papel principal de la familia Córdova Moran va mucho más lejos de la defensa de los campesinos.
En este  periodo cuatro familiares de ellos rindieron protesta como diputados federales. Acumulando así tantos bienes materiales y empresas que es difícil cuantificar la fortuna económica del líder nacional y su familia regada en 20 estados del país.
 Entre antorchitas se dice que tienen una riqueza inexplicable que comprende una cadena de gasolineras y otros negocios.
Antorcha está siempre presente en problemas de carácter social.
Su manera de atraer a las personas es llegar a las comunidades marginadas, prestar sus servicios para resolver un problema como la falta de agua o luz por dar solo un ejemplo. Una vez que los involucrados vieron los resultados, antorcha se vale de este agradecimiento y exaltación para invitarlos a formar parte de ellos y de esa manera resolver todos los problemas de su comunidad, a cambio de formar parte de las filas y participar en todas las actividades.
Repitiendo el modelo de un partido político disfrazado de organización social.
En el Iztapalapa, Netzahualcóyotl, área metropolitana y Estado de México es donde se encuentra la mayor concentración de actividad Antorchista. Es curioso cuando se comienza a investigar sobre ello y se descubre el gran impacto que tienen los sectores que mueve la organización en lugares con un déficit en servicios y movimientos económicos formales.  Hay un dicho que dice “separa al grupo y vencerás” y sin duda, Córdova Morán encontró el secreto de la complicidad de funcionarios de los tres niveles de Gobierno para obtener de Pemex 30 concesiones de gasolineras, terrenos para construir viviendas y hoteles; a cambio de proporcionar votos para el PRI. Nada de eso se menciona en su historia oficial. Antorcha existe gracias a un convenio entre el gobierno y sus dirigentes, en donde ellos ganas subsidios a cambio de ser un grupo de choque para los experimentos del estado y un banco de votos asegurado para el mejor postor. 
¿Cuál el sentido de permitir operar a un grupo de esta naturaleza?
La economía necesita de la crisis, pues en un escenario de estabilidad no puede expandirse el mercado, siendo esta la causa de la necesidad por grupos como este, que lucran de las necesidades básicas de sus agremiados. Quienes trabajan sin un sueldo por la promesa de una vivienda, servicios públicos, educación y derecho a las tierras de cultivo. Todo esto a cambio de prestar su total presencia para la organización, en trabajos que van desde hacer campamentos en predios en litigio para expropiarlos y construir viviendas, hacer marchas a favor de candidatos específicos, recolectar fondos con eventos culturales, hacer labor de reclutamiento para la Antorcha, presentarse para lograr una gran mitin, etc.
Un ejemplo de este modo de trabajar lo conocí de manera indirecta por un familiar que  participo en varios mítines y en la ocupación de un predio justo a fuera de la estación de metro Rosario, antiguamente este lugar fue bodega de Liconsa, pero con el tiempo las bodegas quedaron vacías y Antorcha gracias a su línea directa con los gobernadores obtuvo conocimiento del estado del predio, comenzó una campaña de marketing entre sus afiliados; en donde  se les prometió la construcción de un fraccionamiento en el cual el precio sería insólito y muy aforable para los bolsillos de sus afiliados. 
Esto se convirtió en una lucha que duro 15 años, en los que estuvieron a merced de la organización, sin poder desocupar el predio por miedo a perder su lugar en la lista, familias completas vivieron por 15 años en bodegas sin ningún servicio.
 Su larga faena por fin llego a su fin y por contacto de este familiar una pareja amigos suyos  me permitieron platicar con ellos y conocer de cerca el funcionamiento de la antorcha.
El registro fue nulo pues a pesar de haber transcurrido ya un año desde la entrega de su departamento, aún todo es muy incierto pues a pesar de que han pagado su cuota casi en su totalidad (aproximadamente 75 mil pesos por un departamento de 56m2, increíble si se compara con otros desarrollos), las escrituras no les han sido entregadas y solo cuentan con copias del recibo que pagan a su dirigente local.  Así sin más, no conocen el destino de ese dinero ni la constructora que creó el fraccionamiento. Sobra decir lo precario de su estabilidad.
La plática se centro en datos que había recopilado como por ejemplo la gravedad de las denuncias que ex miembros de antorcha habían realizado, después de recibir amenazas por su deserción,  la cantidad de negocios en manos de los dirigentes, o el convenio implícito entre Antorcha y el PRI que es ilógico desde el oficial que Antorcha propone en su página de estar en contra de la privatización y velar por el pueblo. A todas estas preguntas las respuestas fueron muy escuetas pues me explicaron que los dirigentes no les informan de nada de eso pues ellos se enfocan en el trabajo que les requiere su propia meta personal.
 Esto me hizo dar cuenta que Antorcha no es una organización en donde la gente sienta empatía por los valores perseguidos; al contrario su modelo se parece a un partido político en donde cada quien vela por sus intereses y se cumplirán todas las peticiones siempre esperando que gracias a ese apoyo en algún momento toque recibir el apoyo necesario. Un proyecto político invasivo escondido en una organización social que despilfarra dinero, trabajo y en el cual asoman las evidencias de corrupción y resguardo de los mismos intereses económicos que el gobierno procura. Un trabajo que ayuda a la división de las esferas sociales e incide en las desigualdades, lo triste es ver a la gente ponerse al servicio de los mismos poderes facticos que atentan en contra de sus derechos.
Hoy es un fantasma el progreso que perseguimos, uno que provoca frustración y separa cada vez más la brecha entre pobres y los cada vez más pobres, en un país que se prepara para ser de nuevo la epitome de la industria maquiladora y de servicios.
Olvidando que es capaz de ser autónomo.

 María Helena Ramírez Ortega